×
×
×
×
×
El camino a Baeza, la recta final. Recomendaciones

Ya tenemos la fecha de los exámenes que decidirán tu ingreso a la Guardia Civil. El 7 y el 8 de julio pondrás finalmente a prueba los conocimientos adquiridos durante tantos meses de estudio y esfuerzo. Ahora sí estamos en la recta final y queremos hacerte algunas recomendaciones que creemos van a ser útiles tanto para esta etapa de estudio como también para el control de esos nervios que a veces nos traicionan.

Nuestra primera recomendación tiene que ver con esa ansiedad colectiva que se va generando por estas fechas y que es estimulada por los rumores. Solo presta atención a la información oficial, ya sea la que ofrece la Guardia Civil, el BOE o nuestra Academia. Los comentarios sin fundamento solo causan inquietud y alimentan la duda. Te distraen, te quitan tiempo y luego hasta te sientes culpable e inseguro. La información la vas a conocer en tiempo y forma si le dedicas 5 minutos a revisar esas tres fuentes de información.

Segunda recomendación: La planificación del tiempo de estudio y descanso es muy importante. Puede ocurrir que de pronto te sientas agobiado por la cantidad de materia y desalentado si un día no te sale bien un test. No te obsesiones. No quieras abarcarlo todo de una sola vez. Sigue una programación con un horario realista. Organiza las tareas: repaso de los temarios, evaluación, ejercicio físico, descanso y ocio.

Seguramente durante el curso te has creado ya una rutina de trabajo y descanso. Es muy probable que ya tengas el temario prácticamente estudiado. Entonces de lo que se trata es de beneficiarte de la organización que ya pusiste en práctica y centrarte en el repaso con ayuda de tus esquemas y resúmenes. Esta es una manera muy concreta de controlar el tiempo invertido y el rendimiento.

Tercera recomendación: En esta etapa final nadie niega la importancia de hacer exámenes generales, imprescindible entrenamiento para responder ese tipo de prueba, que, además, te permite conocer tu promedio de aciertos . Pero no te obsesiones con los simulacros de examen y las notas.

Es mucho más importante que los test te sirvan para conocer tus puntos débiles, tus errores y tus dudas, para que puedas corregirlos antes del examen. Los errores serán tu guía para el repaso de los temas. Si tienes dudas ante algunas preguntas, vuelve a estudiar ese contenido. Alterna evaluaciones generales con los test por temas. No olvides, además, controlar el tiempo de respuesta.

Cuarta recomendación: El descanso es fundamental. Si estudias hasta el agotamiento, lejos de progresar puedes estancarte. Y viene el desaliento. El cansancio merma tu confianza. No dejes de hacer pausas al cambiar de una tarea a otra. Duerme el tiempo necesario para reparar tus fuerzas. Durante el fin de semana dedícate tiempo. Un paseo agradable, además de ayudar a tu forma física, incide favorablemente en tu estado de ánimo.

De nada sirve decir “tengo que estar tranquilo”.¿Cómo puedes calmar esos nervios? Puedes combinar ejercicio físico y descanso, tu respiración se verá favorecida y tu estado mental también. La relajación y la respiración se entrenan. Si puedes ir a un parque o al campo a andar al aire libre no dejes de hacerlo, incluso puedes aprovechar ese momento para memorizar algunas fechas o definiciones que se te resisten. Es un tiempo ideal para la concentración.

Quinta recomendación: Controla objetivamente lo que conoces, ya sea con un gráfico, con una simple lista de los temas aprendidos u otra identificación. Es importante que puedas ver cada día tu avance.

Si en algún momento te sientes sobrepasado porque consideras que te queda mucho trabajo todavía, o estás agobiado por la cantidad de materia y detalles que debes conocer y memorizar, vuelve sobre lo que has avanzado. Es decir, haz una lista de lo que ya te sabes bien, verás que es mucho más lo que tienes adelantado que lo que aún te falta. Eso estimula tu confianza y te anima a seguir paso a paso.

No pongas delante de tu vista demasiados objetivos a realizar, sino solo aquellos de los que te vas a ocupar inmediatamente. Por último, concéntrate en los problemas puntuales que debes solucionar.

Como ves, son ideas muy sencillas para que mantengas la concentración, el ritmo y una planificación razonable, todo lo que va a redundar en mayor confianza en tus posibilidades y en la serenidad que necesitas en la recta final.

Si quieres compartir tu método de estudio o algún truco que te ha sido de utilidad, no dudes en dejarnos tu comentario.

¡Ánimo, ya estás muy cerca de Baeza!