×
×
×
×
×
Oposiciones de ingreso a la Guardia Civil. Dime cómo estudias y te diré cuánto aprendes.

Acabamos de empezar el curso 2018-2019 de ingreso a la Guardia Civil y es un buen momento para sentar las bases de nuestro método de estudio. Como vais a ver, algunas recomendaciones son muy básicas, pero no por eso son menos importantes. Vamos a partir de la siguiente pregunta: ¿Cómo organizarnos para alcanzar una óptima concentración y aprovechar el tiempo al máximo?

Necesitas un lugar tranquilo para estudiar, bien iluminado y donde te sientes cómodo y a gusto para estudiar. Puede parecerte muy elemental, pero no lo es en absoluto.Tu nivel de concentración y rendimiento es mayor si el espacio reúne esas condiciones.

El orden de tus materiales es también fundamental: Debes encontrar fácilmente tus libros, cuadernos, y resto de tus materiales.

No dejes a la vista nada que te distraiga: el móvil, las redes sociales, lejos de tu alcance. Parece obvio, sin embargo no es nada raro que las llamadas de amigos o la actividad de las redes interrumpa el estudio si son accesibles. Recuerda no dejes cerca ningún dispositivo ni aparato que desvíe tu atención del estudio.

Vayamos ahora a la planificación y organización del tiempo de estudio. Es recomendable que cada opositor planifique personalmente su tiempo y diseñe su propio calendario tomando en cuenta sus habilidades y sus propias dificultades. ¿Por dónde empiezas?

  1. No estaría nada mal comenzar por tener una idea global del temario. ¿Conoces cuántos temas abarca el temario? Pues por ahí puedes empezar tu planificación. Si el temario completo abarca unas 1200 páginas, calcula cuánto tiempo necesitarías para conocer todos los temas al detalle.

    ¿Cuánto tiempo te toma aprenderte muy bien el contenido de una página? Ya comenzaste a estudiar probablemente. Haz la prueba. Ve despacio, no intentes ir con prisas. No vas a llegar antes a la prueba. También puedes guiarte al principio por la materia que imparten cada día los profesores.

    El objetivo real es conocer cuántas horas semanales necesitas dedicar al estudio del temario.

  2. Por otra parte, se debe analizar con la mayor objetividad el tiempo disponible que puedes dedicar al estudio cada semana. Haz un cuadro con las horas, de manera que veas claramente cuál es el tiempo que te queda libre para tu estudio individual. Ahí incluye no solo clases presenciales o trabajo (si trabajas) sino además los desplazamientos y el descanso.

    Es tan importante administrar bien el tiempo de descanso como el de estudio. Hay quien dice que estudia 8 horas diarias, que hace miles de test, que no descansa… y que no consigue aprobar. Si no descansa lo suficiente, no es posible que aprenda bien, su rendimiento es bajo, y si quiere solucionarlo empleando más horas, peor le va.

    No se trata de pasarse horas y horas delante de los libros, sino de aprovechar al máximo el tiempo destinado, y para ello hay que descansar.

    Se recomienda un descanso de 5 minutos cada media hora de estudio sostenido. Un cambio de actividad puede también ayudar a tu relajación. Y es muy importante que respetes las horas de sueño y un descanso reparador el fin de semana.

    La práctica de deportes también debe incluirse en el calendario y es muy beneficiosa para el rendimiento intelectual.

  3. Una vez que tienes claro el tiempo necesario y el disponible, confecciona un calendario semanal. En el calendario refleja detalladamente el horario de estudio, el tema y la actividad. Convierte este calendario en tu programador de trabajo diario, de estricto cumplimiento. Preparar las oposiciones va a ser tu empleo y tienes que cumplir tu horario y realizar las tareas que te has fijado para que puedas pasar las pruebas. Puedes valerte del Google Calendar

  4. Traza tus objetivos de cada día y de la semana. Mientras más minuciosa sea tu planificación, mayor será tu aprovechamiento del tiempo y mejor vas a controlar el rendimiento. Puedes anotar el tiempo de lectura y comprensión, de esquemas y resúmenes, de repaso y de autoevaluación.

  5. Ya sea en un tablón, en el calendario o en tu cuaderno, es importante que anotes los objetivos cumplidos, los pendientes, y tus errores en el aprendizaje. Mientras mejor conozcas tus puntos débiles y tu progreso, más sólido será tu aprendizaje.

    Durante el primer mes te vas a crear una rutina. Es posible que sientas que no avanzas a buen ritmo. Concéntrate en tu objetivo de cada día. No te agobies con lo que falta. Vas a ir ajustando tu propia planificación de la manera más realista. Como en el deporte, se trata de entrenarte paso a paso para tener un óptimo rendimiento. Cuando te hagas con un hábito y un método de estudio, tu rendimiento será mucho más visible.

    El calendario es una herramienta útil si desde el principio te vales de ella para controlar el cumplimiento real de tus objetivos, y para evaluar de manera muy concreta el progreso en tu aprendizaje. Es fundamental para crear un hábito de estudio y una rutina desde el primer mes de la preparación.